Mostrando artículos por etiqueta: Mahatma Gandhi

Por: Joseph Garzozi Buchdid.- 

 

“Tan corta como es la vida, aun la acortamos más por el insensato desperdicio del tiempo.”

Víctor Hugo

“Un minuto que pasa es irrecuperable. Conociendo esto, ¿cómo podemos malgastar tantas horas?”.

Mahatma Gandhi

“Me interesa el futuro porque en él voy a pasar el resto de mi vida”.

Charles F. Ketering

“El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea”.

Clive S. Lewis

Los grandes pensamientos que preceden esta reflexión, nos marcan los parámetros para entender y tratar de orientar nuestro tiempo en estos tiempos de pandemia.

Por: Joseph Garzozi Buchdid.- 

“En la naturaleza no hay recompensas o castigos: hay consecuencias”.

Horace A. Vachell

“El que antes de su muerte ha plantado un árbol, no ha vivido inútilmente”.

Proverbio indio

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.

Pablo Neruda

Esta es una reflexión y un angustioso llamado a la humanidad para que tomemos conciencia y actuemos con carácter de urgencia todos los habitantes del planeta, ante la gravísima situación de nuestro hogar común, la Tierra.

Por: Joseph Garzozi Buchdid.- 

"Un minuto que pasa es irrecuperable. Conociendo esto, ¿cómo podemos malgastar tantas horas?"

Mahatma Gandhi

"Podéis pedírmelo todo, excepción hecha de mi tiempo"

Napoleón

“Tener tiempo es la posesión del bien más preciado por quien aspira a grandes cosas”

Plutarco

Todos los seres humanos, sin importar edad, raza, género, nacionalidad y cualquier parámetro de medición o clasificación, reciben por igual un tiempo para vivir. Por lo tanto, las horas de nuestras vidas son uno de los patrimonios más valiosos que recibimos al nacer y el uso y el valor que le demos, puede determinar no solo nuestra felicidad, también nuestro éxito en cualquier campo, nuestra salud y un largo etc.

Muchas veces el tiempo que perdemos, no depende de nosotros, sino de una variedad de hechos y circunstancias. Así, si vivimos en un país desarrollado donde los transportes públicos y las vías de comunicación eficientes, nos permiten ahorrar tiempo en nuestras movilizaciones diarias, que a su vez nos ayuda a contar con tiempo para estudios, distracciones, deportes, arte y cultura y principalmente relaciones humanas y familiares, nuestras vidas serán más gratificantes y productivas en beneficio de todos y de nuestras ciudades y países.

Por ello perder el tiempo en esperas inútiles en oficinas públicas, hospitales, estaciones, paradas de transportes públicos y otras entidades, por sus ineficiencias, no solo nos roban tiempo de nuestras vidas, también incrementan nuestra tensión, generándonos el conocido estrés y con ello las diferentes enfermedades relacionadas a dichas situaciones.

Página 1 de 3