Lunes, 14 Marzo 2016 19:04

Corrupción, Confrontación, Diálogos

Valora este artículo
(8 votos)

Por: Joseph Garzozi Buchdid

- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vivimos tiempos donde la corrupción y la confrontación han hecho metástasis en la mayoría de los continentes y países.

Por otro lado, la carencia de diálogos constructivos entre los diferentes actores públicos y privados no se da o, lo que es peor, se dice que los hay pero solo para sustentar la imposición pública sobre la privada de sus decisiones, o en algunos casos a la inversa. Eso está llevando a países tercermundistas, y a los que no lo son y que se enmarcan en la “civilizada” Europa u otras naciones, a graves crisis de gobernabilidad económicas y sociales.

Los ejemplos están a la vista, Venezuela y países con regímenes de los llamados Socialismo del Siglo XXI, Brasil, España, Ucrania, Turquía y usted añada a lista, según su propia experiencia, otros tantos.

No se puede gobernar armónica y eficientemente en el siglo XXI, con una sola visión o imposición dogmática.

Una de las características de nuestros días, es la multiplicidad de opciones, acciones y soluciones para resolver problemas o situaciones tanto en el sector público como privado. Entre otras razones eso se da por la velocidad del cambio por muchos factores, además de los técnicos y económicos.

Por ello pretender que una sola visión es la correcta es mirar los problemas con un solo ojo y con mucha estrechez mental completamente inadecuada para los tiempos que vivimos.

Nadie en ningún sector puede pretender tener la solución absoluta y ser dueño de la verdad. Eso solo demuestra su incompetencia, su soberbia y su ego de pretender ser Dios y dueño del conocimiento absoluto.

Esta forma de actuar confrontando, es una variable de los muchos procesos de corrupción que buscan ocultar los errores cometidos y los excesos del mal uso de fondos y sus desvíos sin diálogos, aun en problemas familiares, sociales y otros se llega a la fractura y ruptura y con ello al fracaso y destrucción en lugar de la solución y construcción.

Oír y escuchar debe ser el primer considerando en todas las situaciones críticas, para que dialogando todos los actores que definen y son responsables de las soluciones en conjunto aporten lo mejor de sus conocimientos y experiencias con la mayor vocación de encontrar las soluciones.

Si no dialogamos y concretamos acuerdos, desde la familia, la sociedad, los poderes públicos, los actores académicos, los empresarios, los actores sociales y más, seremos responsable por los resultados negativos, el agravamiento de la crisis y los colapsos que se avecinan.

Gracias por visitar Pensar.ec

Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

Visto 1612 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.