Miércoles, 21 Octubre 2015 15:00

La Luminosidad y Oscuridad de Europa

Valora este artículo
(4 votos)

Desde la lectura positiva de los años luminosos, en cada siglo, nos dieron las libertades, la democracia, los principios filosóficos y conceptos que rigen nuestras vidas, asi como la riquísima y variada creatividad en la música, la literatura, la pintura, la arquitectura y las artes en general, pasando por los cambios y avances en áreas como la religión y otras como la revolución industrial y los avances tecnológicos. Lamentablemente, al mismo tiempo en muchos siglos la enorme oscuridad de sus atrocidades con las guerras, incluidas en el siglo XX, las dos guerras mundiales, las colonizaciones de varios continentes y países a lo largo y ancho del mundo, que incluyeron la destrucción de imperios, culturas y regiones, que creó conceptos como la superioridad racial, la esclavitud y la bárbara concepción de que los negros e indígenas no tenían alma, cambiando la luminosidad por la oscuridad, de los hechos y acciones inteligentes con las barbaridades y extremismos más lamentables.

Hemos llegado al siglo XXI a una nueva situación en la que las fuerzas de la luz y la oscuridad sacuden y luchan en Europa y esa lucha, al igual que ayer, marcará hoy y en el futuro hacia dónde vamos, si seremos capaces de convivir y compartir sin pretender dominar cristianos y occidentales en general, religiosos o no con musulmanes orientales y africanos, o estamos encaminándonos a un nuevo conflicto mundial.  Se observa en el horizonte, el oscuro futuro donde todos los temores se convierten en acciones, posiciones, reflexiones y teorías que tienen razones y equivocaciones, todas con argumentos para justificarse, pero ninguna con la racionalidad y la lógica para lograr un marco que preserve los valores y logros europeos y desarrolle un proceso de “civilización integradora”, por decirlo de alguna manera, los enormes flujos de migrantes sin ceder terreno, por ejemplo en los derechos y libertades en general y los de las mujeres.

Los procesos de integración no pueden darse, sin ninguna contemplación y respeto a las leyes de cada país y de Europa en su conjunto, comunes a estados laicos, igualitarios, ante la ley que no tiene por qué conceder normas y fondos que privilegien las demandas de los fundamentalismos religiosos de cualquier procedencia. Una cosa es tolerar y otra ceder y aportar fondos, afectando sus propias normas y valores de convivencia, ya que no es lo mismo conceder las ayudas humanitarias ocasionales de emergencias y otra, dar concesiones en normas escolares, principios, valores y contenidos académicos y hasta procesos legales.

Se pueden cometer errores, pero estos no son admisibles por ingenuidad y supuesta tolerancia y respeto a las religiones de los migrantes, cuando estos no respetan la de los países anfitriones y quieren que los sistemas y leyes de los países que los acogen se modifiquen en su beneficio, en una malentendida apertura y tolerancia a quienes, en sus propios países, no las tienen ni aceptan.  Si quieren vivir y asimilarse a los países donde residen, tienen que respetar las leyes, procedimientos, lengua y cultura del país anfitrión con la libertad que tienen todos de practicar su religión, siempre que esta no contradiga las leyes del país que los acoge.  Tenemos como ejemplos, los casos de los derechos y libertades de las mujeres, la no aceptación de la bigamia y los harenes, las subvenciones y ayudas para los hijos que tienen de varias esposas y en números que afectan los presupuestos de cualquier país.

Nuevamente en el siglo XXI, uno más de los vividos, volveremos a escribir la misma historia del mundo en Europa, que ojalá se ilumine y nos ilumine para un proceso de integración necesario y diría que casi inevitable y difícil, con el mundo musulmán, que requiere profundos cambios para avanzar en la convivencia mundial, respeto y valores de los seres humanos especialmente los derechos, libertades y valores que debemos tener todos y que se merecen y deben tener, especialmente, las mujeres en todo el mundo.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Regresar a... 
 
Visto 1240 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.