Lunes, 18 Mayo 2015 14:50

Reflexionando sobre Refranes II

Valora este artículo
(3 votos)

La primera pregunta que nos hacemos es: ¿son nuestros líderes políticos y empresariales puentes que amplíen los caminos a la paz, la armonía, la justicia social, el progreso y más en nuestros países y a nivel mundial? o por el contrario, ¿son barreras y trincheras, donde cada quien define lo suyo desde su visión política, sus intereses económicos y ambiciones y egos personales y su poder económico o de otro tipo.

¿Que entendemos y definimos que es un líder, cada uno, cada ciudadano? ¿Qué cualidades debería tener? ¿Ser líder es ser astuto, manipulador, hábil exponente y negociador?

Veamos algunos casos históricos desde el religioso hasta el político. Jesús fue un líder religioso, humilde y sacrificado que lo dio todo y cambió el mundo. Gandhi fue un frágil ser, humano que con la filosofía de la no violencia derrotó en su tiempo al gran imperio británico y liberó a su país India, sin disparar un tiro, entregando su vida, también sacrificada por los intolerantes.

Nelson Mandela luchó por los derechos de su pueblo y su raza con las leyes y las acciones, populares, pagó con largos años de prisión y luego de su liberación y la de su país, llegó a la presidencia, acabando con la perversa discriminación en Sudáfrica.

Estos son tres ejemplos religiosos y políticos de tres líderes que crearon puentes y caminos para, por ellos, movilizar al mundo y a sus países a nuevos valores, libertades y cambios positivos.

Hay otros líderes que lucharon por sus pueblos, libertades y justicia con otras fórmulas y medios. Ellos fueron y son los líderes positivos que aportaron en todos los campos para los cambios positivos.

Pero hay otros líderes negativos: Hitler, Stalin, Fidel Castro que esclavizaron y destruyeron a sus países y causaron graves daños a millones de seres humanos en todo el planeta.

Por ello podríamos decir que hay líderes que son puentes para los cambios positivos y otros son puentes para la destrucción, el odio, la división, la corrupción.

No todo líder, por más bien que hable y maneje su discurso demagógico, es un puente al progreso y la justicia social; por el contrario, son líderes de la confrontación, destrucción y quiebra de los países, el ejemplo más reciente es el de Chávez en Venezuela.

Medita, no todos los que se llaman líderes son positivos, también los hay negativos, tú decides y con tu voto los eliges.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Regresar a... 
 
Visto 931 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.