Jueves, 19 Diciembre 2013 00:00

La Fortuna

Valora este artículo
(2 votos)

“Al que fortuna le viste, fortuna le desnuda”.  Proverbio árabe.

“Los bienes de la fortuna son bienes perecederos”.  F. de la Rochefoucauld.

“Quien es feliz tiene una fortuna.”  Joseph Garzozi Buchdid.

Con estos pensamientos compartiré con los lectores las reflexiones sobre la fortuna.

En un mundo marcado por valores materialistas que además del dinero, el poder y la fama considera que una personas es afortunada solo por sus valores materiales.

¿Quién es más afortunado, un multimillonario o un hombre sin millones pero que tiene una vida feliz? Cuando nuestras vidas solo están en función del dinero y la fortuna y en ellos se sustenta nuestro prestigio o reconocimiento en la sociedad, nuestro fracaso por cualquier razón, cuando se da, no solo significa la pérdida de nuestra fortuna económica sino también la de nuestro prestigio y/o reconocimiento en la sociedad.

Tenemos la tendencia a entender por fortuna solo lo relacionado a valores materiales, pero la fortuna es también el ser o tener valores inmateriales.

Un caso de reflexión sería como ejemplo el de un gran médico con ejercicio profesional, exitoso que comparte sus ingresos y conocimientos manteniendo obras de beneficencia y acciones solidarias; es afortunado, respetado, considerado y muchas veces querido ciudadano en su comunidad y más allá, aunque no tenga una gran fortuna económica.

Es probable que tenga una fortuna de satisfacciones, amistades, consideración y respeto y que se sienta más feliz y más tranquilo que el afortunado multimillonario que estaría, a lo mejor, todos los días tenso por sus negocios y con la eterna duda de si sus amistades y relaciones sociales se mantienen en relación a sus riquezas y no por sus valores humanos como persona.

No es malo tener fortuna económica, lo es cuando es mal habida, mal compartida, cuando sirve solo para satisfacer egos, ambiciones personales, fama y poder.

Quien es bendecido por la fortuna económica y con ella genera trabajo, beneficios sociales, es solidario, apoya programas sociales, educativos, culturales, etc., tiene más fortuna en sus actos solidarios que en sus monetarios y probablemente sea feliz y afortunado.

La fortuna vista desde la óptica de cada persona estará en función de lo que busca como meta en su vida para alcanzar la felicidad, que como expresé en el pensamiento al inicio de esta reflexión “quien es feliz tiene una fortuna”, entendiendo que la felicidad no es un estado permanente de vida son momentos, horas o días que iluminan nuestras vidas, que mientras más sean y duren nuestra fortuna crece y se consolida.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Visto 995 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.