Pensar

Miércoles, 02 Enero 2013 00:00

El Silencio I

Valorar este artículo
(2 votos)

“El silencio es un amigo que jamás traiciona”.  Confucio.

“Quien administra bien el silencio también lo hace con su vida”. Joseph Garzozi.

Una de las características más importantes de la vida de los humanos es la comunicación, que incluye principalmente el lenguaje expresado en forma verbal o escrita.

Lo que se dice y escribe queda dicho y escrito y es irreversible.  Hay un dicho popular que dice: “Si arrugas fuertemente una hoja de papel, nunca podrás volverla a su forma original, quedarán las arrugas y probablemente las roturas.”  Por ello cuando expresas algo en momentos de tensión o sentimientos alterados, podemos expresar en cualquier modalidad verbal o escrita, algo en forma inadecuada y grave que podría arruinar nuestras relaciones y hasta nuestra vida, con marcas irreparables que nos hará muy difícil el volver al estado original.

Con estos antecedentes podemos valorar el silencio, la gran importancia que tiene en nuestra diaria convivencia y lo vital que podría ser para nuestra felicidad, tranquilidad y hasta nuestra seguridad.

Hay un refrán anónimo que dice: “A veces es necesario guardar silencio para ser escuchados”.  ¡Cuán cierto es este refrán!

Cuantos matrimonios, relaciones familiares de todo tipo, incluidas las de padres e hijos y viceversa, empresarios y no digamos políticas y sociales, evitarían grandes conflictos y heridas si hubieran sabido administrar el silencio en momentos de alta tensión y en situaciones críticas de toda índole.

Cuantas veces escuchamos decir: “Por qué no cerré la boca y me quedé callado”, no habría sucedido tal o cual problema, es muy fácil hablar y muy difícil callar, guardar silencio en el momento indicado, es una acto no solo de inteligencia general, lo es también de inteligencia emocional.

Lo más difícil de controlar son las emociones y éstas se expresan mayoritariamente mediante la comunicación verbal.  Por ello el manejo del silencio es el manejo de las emociones y si manejamos éstas, estamos en control de nuestras vidas y ello significa que hemos crecido como seres humanos en busca de la superación y con ello también de la felicidad.

Cuando podamos decir que gracias a mi oportuno silencio somos felices, no queremos decir que soportamos todo y no hablamos de nuestros problemas, por el contrario quiere decir que debemos hacerlo en cuanto nuestros ánimos y sentimientos estén serenos y en silencio, para escuchar y razonar, por ello el refrán antes citado: “Guardar silencio para ser escuchados” expresa la inteligencia con que debemos administrar nuestro silencio.

Además el silencio es necesario para meditar, orar y reflexionar y así poder escuchar a nuestro yo interior.  En la vida moderna que llevamos llena de ruidos y sonidos, el silencio es la mejor terapia del alma y anti stress.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 2868 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales