Pensar

Miércoles, 28 Noviembre 2012 00:00

La Soledad

Valorar este artículo
(2 votos)

“Mientras más des de ti a los demás, menos solo te sentirás.”  Joseph Garzozi.

Comenzaré por expresar que para escribir sobre la soledad tuve que buscarla, estar solo, y en el silencio de esos momentos sentirla desde mi propia conciencia y realidad.

Decidí investigar en forma breve como define la soledad mi viejo y pequeño diccionario “Larousse”, de hace más de cuarenta años y comparar la definición con otro de los tiempos modernos, “Anaya”.  Seleccionando una de sus definiciones el primero, Larousse”, la define como: “Estado del que vive lejos del mundo”, lo que implica que por cualquier circunstancia se encuentra aislado.  El diccionario Anaya lo define con tres palabras: “Falta de compañía”.  Esto último es la realidad vigente de nuestros días.

Hay mucha gente que carece de compañía, pero en el sentido más allá de lo físico, es decir en el más amplio.  Pues se puede estar rodeado de gente y estar y sentirse solo.

Para mí la soledad es no tener con quien compartir las vivencias y sentimientos en forma sostenida, pero sobre todo, es un estado anímico que nace de nuestra formación y de cuan grande o pequeña sea nuestra riqueza interior.

En un mundo tremendamente superficial, con carencia de valores o más bien dicho con unos valores que obedecen a una nueva realidad superficial, cambiante, mediática y consumista que te obliga casi a estar y tener todo para estar con todos y finalmente no estar con nadie.

Esta misma soledad definida como falta de compañía, ha encontrado una puerta y camino de solución en el mundo de la internet, facebook, la televisión o los teléfonos celulares , donde se tiene muchos amigos en muchos puntos de la geografía mundial en experiencias y contactos que hacen que las personas vivan una realidad virtual, que en muchos casos los vuelve más solitarios, pues se alejan de familiares y compañeros o amigos cercanos donde el contacto físico es real, así como la química de la relación para vivir la electrónica de la relación.

Considero que la soledad es una ecuación  sencilla.  Mientras más pequeño es tu mundo interior y la conciencia de tu yo, más solitario te sientes, a más riqueza interior menos soledad y más conciencia de tu infinito, como lo expresa Becquer.

Comparto dos pensamientos celebres, el de Plinio el Joven que dice: ”Yo converso solamente conmigo mismo y con mis libros” y yo añado: al así hacerlo en cada libro y con cada autor y también con la música encontrarás un amigo que evitará tu soledad.  El segundo pensamiento el de Herri Bosco: “Nunca hay dos ratos iguales de soledad, porque nunca se está solo de la misma manera”, todo depende de las circunstancias que te rodean de tu carácter, edad, salud, etc.

Concluiré diciendo que la soledad es necesaria para que puedas encontrar tu mejor compañía que te acompañara hasta la tumba: tu yo interior, el más importante antídoto para la soledad, así también los creyentes que viven en su fe, tampoco sentirán la soledad.

Recomiendo leer en la sección grandes pensamientos lo que han expresado a lo largo del tiempo varios personajes celebres que lo dicen de muy variadas formas y visiones, tú elige con quien compartes criterios.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 670 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales