Pensar

Domingo, 26 Junio 2016 16:39

Vivir sin horario ni calendarios

Valorar este artículo
(6 votos)

Por: Joseph Garzozi Buchdid - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“No des vueltas al pasado, pues no lo puedes cambiar.  Que no te agobie el futuro: no sabes si llegará, disfruta y vive el presente, no lo dejes escapar, porque una vez que se vaya ya nunca más volverá”. Anónimo.

“Hacerse adulto es aprender a vivir en la duda y a desarrollar, mediante la experiencia, su propia filosofía, su propia moral.  Evitar el “prêt-a-penser”.  Hubert Reeves (1932-?) Astrofísico canadiense.

Hay muchas maneras de entender, vivir y administrar nuestro tiempo y con ello nuestras vidas.  En los dos pensamientos que encabezan esta reflexión tratan de resumir en dos visiones un tema complejo y personal. Por ello solo me limitaré a compartir una reflexión personal, así mismo desde mi propia experiencia.

Disfrutando mis años dorados y como jubilado, aunque aún activo, ya no tengo la rutina diaria de horario y calendario de las actividades empresariales, académicas o de funciones públicas.

El ser dueño de mi tiempo o mejor expresado al tener la flexibilidad de organizarme me da otra visión y sentido de la vida con aires de cierta libertad y la riqueza de opciones de hacer muchas cosas de esa agenda de sueños y deseos incumplidos.

Pero por otro lado, hay muchos seres humanos desde niños, jóvenes y más con variadas edades que por circunstancias diversas de la vida, entre otras la falta de empleo, viven el día a día sin esos marcos referenciales de horarios y calendarios.

Esta realidad, en algunos casos y países, de numerosos miembros de nuestras sociedades, viven en la constante ansiedad e incertidumbre del buscar qué hacer con su tiempo, sin poder encontrar trabajo o no poder seguir estudios u otras actividades, engrosando las cifras de esa especie, en el caso de los jóvenes, conocidos como “ni-ni”, ni estudian ni trabajan.  Los horarios y calendarios vacíos les llevan en muchos casos a la delincuencia, a la droga, el vicio, acabando con los sueños y la vida de muchos seres humanos en el mundo.

Salen, como en tiempos primitivos, a la caza de algo con que alimentarse, vivir y/o sobrevivir.

El mundo debe tomar conciencia e implementar acciones urgentes porque niños, jóvenes, y adultos mayores, por esos vacíos de vida, caen en la droga, el alcohol, la prostitución, la delincuencia y con ello mueren no solo ellos, sino también sus ciudades, países y en la suma nuestro planeta.

Las agendas de vida sin horario ni calendario, para quienes se realizaron en la vida y cuentan con medios de subsistencia, son para algunos encantadores y para otros aburridos y frustrantes, pero para los “ni-ni” y todos los similares son un infierno en vida.

Por ello creo que contar con un horario y un calendario en la vida tiene más beneficios que perjuicios y demos gracias todos los que tenemos nuestros horarios y calendarios llenos de actividades, pues ello nos revitaliza y nos mantiene más saludables, responsables, productivos, sociales y, en muchos casos, felices y realizados.

Gracias por visitar Pensar.ec

Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

Leído 1719 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales