Pensar

Miércoles, 14 Marzo 2012 00:00

El Tiempo

Valorar este artículo
(2 votos)

Por lo expuesto, he concluido que la variable tiempo forma parte de la cultura según mi definición: “Cultura es el ser y hacer del hombre en el tiempo y en el espacio”. De aquí que el hombre en esa ambición de ser Dios aspire en todas las culturas a la inmortalidad o lo que equivale a alcanzar con el tiempo la vida infinita.

Por ello cada época de nuestra vida nos marca y deja huellas que son las que nos van formando y estructurando en lo que somos a partir de lo que fuimos y en lo que seremos.

Muchos de nuestros comportamientos y de nuestro carácter tienen sus raíces en la infancia, niñez y juventud. Los profesionales que tratan los temas y atienden a los pacientes con afecciones psíquicas y/o emocionales, así como de comportamiento, tienen que revisar y analizar el pasado para entender el presente y tratar de corregir o mejorar el futuro.

Digo que el tiempo vive en nosotros porque es una constante de vivencias, emociones y acciones que condicionan nuestras vidas día a día en una continua conexión mental de pasado, presente y futuro, que determina lo que hacemos cada día que está a su vez relacionado con lo que hicimos y lo que haremos.

Este accionar varía según las personas, las culturas, las religiones, las razas, el entorno en que vivimos, la edad, el clima, la salud, la filosofía personal y un largo etcétera.

Vivimos el tiempo de diversas maneras con diferentes velocidades e intensidades. En una misma familia, ciudad o país cada individuo administra su tiempo a su manera o alguien se lo administra.

De cómo manejemos nuestro tiempo depende nuestra felicidad, nuestro éxito, nuestra fortuna, logros y muchas cosas más. Nunca debemos convertirnos en esclavos del tiempo por cualquiera de las variables antes indicadas. Debemos darle tiempo a la relación de pareja, a los hijos, a la familia, a los amigos, a las religiones, a los deportes, al entretenimiento, al descanso, por supuesto al trabajo, al estudio, pero nunca olvidemos darnos tiempo para nosotros mismos, buscar nuestro ser interior, cuidar nuestro cuerpo y encontrar en pocos minutos de aislamiento y reflexionar cómo estamos viviendo, antes de que se nos agote el tiempo de vida y con ello el de nuestros sueños y el de ser felices. Hay tiempo para vivir y para terminar con él, con la muerte.

En las empresas se habla de tiempos y movimientos para optimizar resultados y alcanzar la eficiencia.

En las personas esos tiempos y movimientos debe llevarnos a lograr la felicidad y la realización de nuestro proyecto de vida y de nuestros sueños.

Que la melodía y gratas emociones y remembranzas de tiempos pasados nos inspiren y den fuerza para los tiempos presentes y que ambos iluminen nuestros tiempos futuros.

Piensa que el tiempo vive en ti y tú en el tiempo, por ello no lo desperdicies ni lo pierdas. Ser feliz en todos los tiempos es el desafío.

El tiempo bien empleado te será recompensado. ¿Tú qué piensas?

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Regresar a... 
 
Leído 1339 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales