Lunes, 27 Abril 2015 16:55

Compartiendo Sentimientos en Tiempo Real

Valorar este artículo
(2 votos)

A lo que sucede en nuestras ciudades y países, sumamos ahora en nuestro día a día las tristezas y alegrías de los hechos de vida de todo el planeta.

Nos impactan las muertes y tragedias de cada conflicto, las barbaridades y atrocidades que se comenten, los secuestros, violaciones y muertes de niños y niñas inocentes, víctimas de la barbarie. Las tragedias y pérdidas de vidas que suman miles por las migraciones ilegales en el mar de todos, el Mediterráneo, insaciable en su apetito por devorar seres humanos, que suman millones a lo largo de los muchos años de historia.

Nada de estas tragedias ha cambiado, los seres humanos seguimos contabilizando muertes cada día.

¿Qué es lo que ha cambiado? Con las nuevas tecnologías, con imágenes y comentarios, vivimos los hechos diarios de la vida planetaria sumando a lo expuesto, los desastres naturales, erupciones de volcanes, terremotos, inundaciones, huracanes, tsunamis, tornados, etc. Así poco a poco hay más conciencia global, el planeta siente y sufre con cada acontecimiento, aunque sea distante del lugar donde vivimos.

De las atrocidades de gobiernos y políticos, a las alegrías de las conquistas y progresos que alcanzamos cada día. Los encuentros deportivos, los festivales, los eventos de todo tipo son de todos los que tienen acceso con las nuevas tecnologías en el planeta.

No importa dónde nos encontremos, podemos estar en contacto con quienes queramos a través de nuestros teléfonos celulares o computadoras, prácticamente en cualquier lugar.

La pregunta es, si estas cercanías tecnológicas y esa nueva conciencia global está realmente mejorando las soluciones a los grandes problemas del planeta con la misma velocidad que actúa y nos está acercando a todos los ciudadanos o, por el contrario, solo hemos convertido el mundo en el gran escenario que, cual gigante teatro, nos transmite emociones y sentimientos, tristezas y alegrías, pero que al término del día, igual que al salir del teatro, descansamos para al siguiente día comentar lo que vimos en el teatro mundial.

Se dice que estamos más cerca que nunca con las nuevas tecnologías, pero en realidad estamos más distantes, somos espectadores, y es aquí donde debemos trabajar para convertirnos en actores mundiales, para cambiar al mundo en positivo, evitando su destrucción y pérdida de valores.

Compartimos sentimientos globales, ahora debemos intensificar acciones globales.

Todos viajamos por la vida en la misma nave Tierra, no importa si estamos en camarotes de lujo, si la nave se hunde, todos seremos afectados.

El discurrir del mundo en tiempo real de vida nos debe crear y fortalecer la conciencia para actuar en tiempo real y decididamente, dentro de nuestras posibilidades, orando por los que sufren como primera expresión solidaria.

Es nuestro planeta, es nuestra vida, es nuestra decisión.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Regresar a... 
 
Leído 498 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.