Jueves, 20 Noviembre 2014 16:32

Niñez - Juventud - Madurez

Valorar este artículo
(1 Votar)

Ciertamente, estos problemas originados en la niñez, de actitud, comportamiento y relaciones, se pueden corregir y superar a base de tratamientos y correctivos. Para entender mejor estos procesos me voy a referir a un muy interesante libro de Elsa Punset titulado “El Mundo en tus manos. No es magia es inteligencia social”, (Ediciones Destino 20147), que aun disfruto de su lectura. Nos habla de cómo los niños, de acuerdo a la investigación y observaciones realizadas por el científico británico John Bowlby, centran sus esfuerzos en encontrar seguridad emocional y física en una relación con un adulto (sus padres o familiares) o un cuidador, que puede ser una asistente doméstica o niñera en los hogares, una persona de orfanatos y/o asilos, guarderías o refugios de los desplazados por conflictos, guerras u otras causas.

Estos contactos establecen los vínculos de “apego” al adulto que le inspira seguridad y confianza. A partir de este concepto el “apego” desarrolla la forma como esos niños se relacionarán en el futuro con otros seres humanos en forma positiva o negativa en cuanto a las dificultades.

Aquí surgen mis reflexiones ya que en la actualidad, ante la realidad de la situación donde el padre y la madre trabajan o donde en el hogar hay solamente la presencia de uno de ellos por divorcio o separación, u otras razones ,estos niños permanecen en el hogar al cuidado de un familiar, muchas veces los abuelos o una niñera o están en una guardería y en cualquiera de las circunstancias su “apego” y distracción por muchas horas son la televisión, los teléfonos celulares, internet o algún equipo electrónico.

Terminamos al parecer consolidando la forma, electrónica en boga de relacionarse de los niños de 8 o 9 años y más, los jóvenes y adultos que utilizan para relaciones y comunicaciones todo tipo de equipos electrónicos y redes sociales, donde la química y los intercambios físicos son menos frecuentes y más virtuales. Así tendríamos por lo tanto, en nuestro comportamiento lo que podríamos decir una inteligencia social “electrónica” y por lo tanto, deshumanizada que afecta el desarrollo de la relación química, visual y física entre seres humanos, creando relaciones electrónicas virtuales con todos sus limitantes y deformidades.

En el mundo actual nuestras consultas, reclamos, informaciones, pagos, retiros de dinero y más son electrónicas y esto muchas veces resulta frustrante e irritante, además de limitante, interactuamos con máquinas.

Que pasará y qué esta pasando en el mundo con estos procesos que se inician en la niñez, se consolidan en la juventud y nos liquidan en la ancianidad, donde por más que hayamos utilizado los procesos electrónicos, en razón del acelerado y continuo cambio tecnológico, los últimos días de nuestras vidas probablemente nuestros diálogos con otros humanos serán un botón para alimentarnos, otro para asistencia sanitaria o médica y un silencio operativo cuando ya no podamos pulsar un botón o tecla, porque hemos fallecido.

Así la historia de los “apegos” entre humanos serán cada vez menos y serán más los electrónicos; y por ello la soledad y el silencio serán las constantes de nuestros días, especialmente los últimos. Los niños en la actualidad en muchas sociedades tienen más “apego” a sus equipos electrónicos, a sus juguetes y a sus animales domésticos que a otro ser humano. ¿Cuál será su futuro y el de la humanidad?

Unos pensamientos para reflexionar:

“En el fondo son las relaciones con las personas lo que da valor a la vida”.  Karl W. von Humboldt.

“El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad sino en el miedo a la soledad”.  Arthur Schopenhauer.

“La sociedad no son los hombres, sino la unión de los hombres”.  Montesquieu.

“Los hombres no han establecido la sociedad solamente para vivir, sino para vivir felices”.  Aristóteles.

“La sociedad paga bien caro el abandono en que deja a sus hijos, como todos los padres que no educan a los suyos”.  Concepción Arenal.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 632 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.