Pensar

Jueves, 23 Enero 2014 00:00

El Deseo

Valorar este artículo
(3 votos)

La definición del diccionario Pequeño Larousse nos dice: “Deseo: Movimiento del alma que aspira a la posesión de alguna cosa.”

Podemos partir del concepto de que el deseo nos mueve para alcanzar muchas cosas, objetivos, placeres, metas, en todas las áreas del quehacer de los humanos.

Nuestra primera percepción, para muchos, es vincular el deseo con el pacer y por lo tanto a la parte carnal de nuestro ser.

Pero también se desean la fama, el éxito, el poder, el dinero, y más en este campo que no tiene que ver con lo carnal sino con satisfacciones de estatus o niveles en los esquemas sociales y en nuestras aspiraciones (deseos).

Pero hay deseos más nobles en aspiraciones como ser feliz, ser saludables, vivir en paz y tranquilidad, amar y ser amado, valores más del alma que del cuerpo, aunque siempre se reflejan en este último.

Pero no cabe duda que el deseo mueve al ser humano por eso como lo expresa Paul Geraldy: “No desear nada es no vivir”.

También hay que comprender que por mucho desear no vamos a lograr todo lo deseado y así lo resume W. Goethe cuando expresa: “Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades” y también viene al caso para esta reflexión lo expresado hace cientos de años por Epicteto: “No pretendas que las cosas sean como las deseas, deséalas como son”.

Si tú quieres ser un gran profesional no desees serlo sin el esfuerzo de unos estudios, una dedicación y unas cualidades y aptitudes manejadas con disciplina y entrega para alcanzar tu objetivo.

No se consiguen las cosas, los objetivos o las metas solo con la fuerza del impulso inicial del deseo. Este último nos pone en movimiento, pero para recorrer el camino para alcanzar lo deseado necesitamos el combustible preparado con todos los componentes que se requieran para cada caso y todos los plazos y tiempos necesarios para el recorrido.

Tenemos una percepción en el sinónimo de desear que es querer y el dicho popular dice: “Querer (desear) es poder”. Pero entender el dicho desde la perspectiva correcta el “poder” significa si iniciada la movilización para lograr lo deseado o querido tu cumples los requisitos de facultades, cualidades, esfuerzos, plazos y acciones, es decir, transformas ese querer o deseo en “hacer” porque sin hacer no te movilizas y el deseo es movimiento, por lo tanto, “para ser hay que hacer”; pero si quieres relajarte sigue el consejo de los Budas: “Deja de desear”.

Piensa y reflexiona.

 

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 862 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales