Pensar

Jueves, 14 Noviembre 2013 18:30

La Naturaleza

Valorar este artículo
(2 votos)

“Tarde o temprano seguro que la naturaleza se vengará de todo lo que los hombres hagan en su contra.”  J. H. Pestalozzi.

“Los hombre ven la naturaleza sólo con los ojos de la economía; hacen que lo que vale hoy, no tenga valor mañana; así perdemos todos devaluando y matando nuestro planeta.”  Joseph Garzozi Buchdid.

Uno de los grandes desafíos de la humanidad, es cómo progresar y solucionar las necesidades de la humanidad sin destruir la naturaleza.

Esto es posible, si cada ser humano asume su responsabilidad con visión planetaria, estableciendo individual y colectivamente los límites de la exploración de los recursos naturales. Responsabilizándonos del cuidado y regeneración con los que debemos manejar cualquier uso o explotación de los mismos y la disminución o eliminación y control de todos los procesos contaminantes.

Existen por un lado un impresionante despilfarro de los mismos y por otro una alarmante necesidad, especialmente en el área de alimentación, salud y el principal recurso: agua.

Debemos intensificar y coordinar los procesos con visión planetaria para movilizar los excedentes de unos países a otros que lo necesitan todo, evitando los gigantescos despilfarros. Esto es vivir a nivel planetario con conciencia que somos un todo, los humanos del Planeta Tierra.

Los primeros pasos en esa dirección se dieron en la década de los 90 del siglo pasado.

Tuve el privilegio de participar en 1991, cuando se realizó en Paris la Primera Cumbre Mundial de ONGs denominada “Raíces del Futuro”, donde 900 ONGs de todos los continentes aportaban sus experiencias y visiones para los documentos de bases para la primera cumbre de la Tierra que se celebró en Rio de Janeiro, del 3 al 14 de junio de 1992, con la participación de 178 países, 400 ONGs y 17.000 personas para tratar los temas del medio ambiente.

Propuse en dicha reunión, en los términos que todos entiendan: los económicos; que así como cuando recibimos un préstamo de un banco pagamos intereses por el uso del dinero, al igual que cuando utilizamos una franquicia o marca pagamos los “royalties”, las naciones que utilizan las plantas y los genes del enorme banco genérico de la Amazonia, paguen a los países amazónicos un royalty o intereses, por dicho uso y explotación, que con una normativa y control de las Naciones Unidas, ésta administre dichos fondos para la preservación y regeneración de las zonas afectadas de la Amazonia, compensando y controlando los daños ambientales de las explotaciones petroleras, agrícolas, madereras, ganaderas, etc., de este pulmón del planeta que es la Amazonia. Como era de suponer, la propuesta no fue acogida y cayó en el vacío.

Muchos pensarán que la Amazonia está muy distante de sus países o residencias permanentes. Olvidan que el planeta es como un globo que cualquier presión o pinchazo afecta a todos, pudiendo estallar y destruirnos.

Así, lamentablemente después de más de 20 años de la Cumbre de Rio de Janeiro, todo sigue igual. La codicia del más grande depredador del planeta: el hombre, no tiene frontera, ésta se amplía con destrucción, muerte, desertificación y contaminación.

Aspiramos como especie inteligente, conquistar en el futuro otros planetas del universo con nuestra tecnología, pero con dichos recursos y visión no podemos conquistar las voluntades de las naciones y sus habitantes para cuidar y salvar lo único cierto y cercano que tenemos, nuestro planeta.

Olvidamos que no podemos respirar dinero, ni alimentarnos del mismo, considerándonos como el Rey Midas que todo lo que tocaba lo convertía en oro y murió de inanición.

Moriremos por dinero, que pequeña visión.

Gracias por visitar Pensar.ec
Para que tu vida tenga sentido

COPYRIGHT ©PENSAR.EC
Todos los textos tienen derechos reservados / All Right Reserved

 

Leído 4507 veces

Dejar un comentario

Asegúrate de introducir la información obligatoria en los campos marcados con asterisco (*). No se permite código HTML.

Temas Principales